jueves, 12 de mayo de 2011

¿Mamá, los musulmanes son terroristas?

Corán
La falta de conocimiento en torno al Islam, no sólo ha generado confusión y concepciones erróneas; también ha causado que los musulmanes, quienes profesan la religión de Mahoma, y los árabes en general, por ser erróneamente vinculados de forma exclusiva al Islam, sean blancos de descalificaciones.
A más de una semana de la muerte de Bin Laden, me llamó la atención escuchar a un niño, de unos 8 ó 10 años, preguntar a su madre si los musulmanes eran terroristas, mientras ella compraba un diario. La mujer se inclinó y le dijo: “no tesoro; él era terrorista, no los musulmanes”, indicando al líder de Al Qaeda en una revista. La atinada respuesta de la madre al parecer dejó conforme al niño, porque no hubo contra pregunta por parte de él.
Después de 2001, George Bush dijo que el Islam no era el enemigo, pero sus palabras distaban de sus acciones. Con la “guerra contra el terrorismo”, el gobierno estadounidense hizo sentir que los árabes y musulmanes eran terroristas potenciales, y debían ser investigados. Ello, sumado al aporte mediático; contribuyó a que ser árabe y/o musulmán, en el mundo posterior al 11-S, fuera suficiente para meterse en problemas. Aparentemente, esa idea ha disminuido en estos 10 años, pero está lejos de hacerlo por completo, de hecho, los musulmanes y árabes siguen siendo los terroristas de Hollywood.

ISLAM VERSUS ISLAMISMO

El Corán, texto sagrado del Islam, le da gran importancia a los preceptos de no matar, ejercer la caridad y aliviar a los que sufren. Pero fundamentalistas como Bin Laden hicieron una lectura totalmente distorsionada de él. Es por ello que se hace necesario distinguir entre Islam e Islam radical o Islamismo.
Redes como Al Qaeda han elegido obtener sus objetivos por la vía de la violencia y el terror. Todo en nombre de un Alá que sólo existe en sus mentes perturbadas. Esos son los islamistas, grupos ultra-minoritarios en el mar de los millones de musulmanes del mundo, que han generado el pretexto para una oleada de odio contra los fieles del Islam.
Los fanáticos y fundamentalistas están en todos lados. Relacionar el Islam al terrorismo es tan insensato como haber asimilado el cristianismo a las tropelías de la Inquisición, a la quema de herejes o a la guerra santa en épocas de la conquista de América. El freno de la islamofobia y la aversión a cualquier tipo de creyentes, por culpa de unos pocos, tiene que ver con generar sociedades cada vez más informadas e impermeables a factores externos que sólo contribuyen a generar situaciones irreales y consecuencias nefastas. En la medida que ello sea posible, tendremos una sociedad más inclusiva, capaz de respetar y aceptar a todos, sin importar la religión profesada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario